Xerostomía

Boca seca

La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales. La presencia de saliva en la cavidad bucal es muy importante para evitar un desequilibrio de microorganismos en el ambiente oral que puede dar paso a la aparición de caries, enfermedades en las encías, halitosis o mal aliento, entre otras.

Boca seca

La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales. La presencia de saliva en la cavidad bucal es muy importante para evitar un desequilibrio de microorganismos en el ambiente oral que puede dar paso a la aparición de caries, enfermedades en las encías, halitosis o mal aliento, entre otras.

Xerostomía reversible

Xerostomía reversible

Se caracteriza por registrar actividad glandular residual donde la secreción salival puede ser estimulada o regulada. Este tipo de efecto xerostomizante es producido por medicamentos, estrés, dieta desequilibrada o el habla en público.

Xerostomía irreversible

Xerostomía irreversible

Existe un daño irreparable a nivel glandular que impide su funcionamiento. Este cuadro clínico se puede encontrar en pacientes con diagnóstico de síndrome de Sjögren o pacientes con cáncer de cabeza y cuello que reciben como tratamiento grandes dosis de radiación.


Causas
  • Hablar en público: aumenta la necesidad de la salivación para ayudar a vocalizar mejor las palabras.
  • Estrés, ansiedad y depresión: afectan al sistema nervioso central y, por ello, se ven afectados órganos y glándulas de todo el cuerpo, incluidas las salivales.
  • También la diabetes y otras enfermedades sistémicas afectan a todo el organismo, alterando el funcionamiento glandular.
  • Terapia con determinados fármacos: antihistamínicos, antihipertensivos, diuréticos y fármacos oncológicos, etc.
  • Ausencia de dientes: provoca una disminución de estímulos en la boca y, a consecuencia de ello, existe una menor producción de saliva.
  • Dieta desequilibrada con exceso de hidratos de carbono y déficit de frutas y verduras.
  • Consumo de tabaco y alcohol: puede disminuir esta secreción salival, ya que inhibe la transmisión de impulsos nerviosos.

La falta de humectación de la cavidad bucal puede provocar diversas manifestaciones clínicas que hacen que disminuya la calidad de vida del paciente que padece xerostomía.

  • Sequedad, enrojecimiento, irritación y presencia de grietas en los tejidos blandos, facilitando el ataque de los microorganismos oportunistas.
  • Inflamación de las mucosas (estomatitis) y de las encías (gingivitis).
  • Presencia de ulceraciones dolorosas e infecciones locales causadas por hongos como la candidiasis, fisuras en labios o halitosis.
  • Faringitis, laringitis, dispepsia o estreñimiento.
  • Lesiones cariosas y sensibilidad dental.

Xerostomía

Existen múltiples pruebas útiles para el diagnóstico de patologías de las glándulas salivares. Todo ello, sin pasar por alto la historia clínica y exámenes clínico intra y extraoral.

  • Sialometría: mide la cantidad de saliva
  • Biopsia de glándulas salivales: observa la presencia de inflamación y destrucción del tejido glandular
  • Ultrasonido
  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada

Soluciones

Soluciones

  1. Cambiar, suprimir o reducir los fármacos xerostomizantes que se estén tomando, en caso de ser posible y, siempre, tras consultarlo con el médico que los haya pautado.
  2. Identificar si el proceso que genera la boca seca es de carácter reversible o irreversible.
  3. Detectar si la actividad glandular aún puede ser estimulada de forma mecánica, química o gustativa.
  4. Utilizar agentes humectantes, sustitutos salivales y/o sialogogos. Dentro de los humectantes, se pueden encontrar formulaciones con betaína, alantoína, aloe vera, flúor y xilitol como parte de la higiene bucal diaria para humectar la cavidad bucal. Los sustitutos salivales normalmente comprenden el uso de hidratantes como agua, leche, suero salino o, en casos más graves, el uso de salivas artificiales. Por último, en aquellos casos en que las glándulas salivales sean funcionales, se pueden utilizar sialogogos para estimular la secreción de saliva de forma natural, como el ácido málico.
  5. Reforzar las técnicas de higiene bucal, mediante el uso de un cepillo dental con filamentos suaves, pastas dentales y colutorios específicos y geles humectantes, para ayudar a mantener la mucosa lubricada.
  6. Realizar revisiones periódicas al odontólogo.
Artículos relacionados

Xerostomía y calidad de vida Ver más

Boca seca, una problemática más común de lo que se piensa Ver más

Todo sobre la xerostomia Ver más

DENTAID Global

Descubre qué estamos haciendo a nivel global:

DENTAID por países

Encuentra las últimas novedades y soluciones de DENTAID en cada país: